Un obispo proclama que los gays hay porque las embarazadas tienen sexo anal

Pertenece a la religión ortodoxa y afirma que es un inconveniente que “los padres emiten a los hijos”

El obispo de Morphou Neophytos, en Chipre, generó una colosal polvareda al viralizarse unas expresiones más que polémicas. En ellas, el sacerdote ortodoxo asegura que la gente gays se “contagian” a lo largo de el embarazo: «Es un inconveniente, que por lo general se transmite por los padres al pequeño».

Pero no acorde con eso, detalló cómo sería ese contagio: “La transferencia de la homosexualidad sucede cuando una pareja tiene relaciones sexuales ‘no naturales’ cuando la mujer está embarazada”. Oséa, que si una mujer preñada ejerce el sexo por el culo, el niño recién nacido consigue en el instante la condición de gay.

ACCEPT es un grupo LGTBI chipriota que ha denunciado las expresiones del obispo, aunque llegaron inclusive a bromar con ellas, preguntándose “cómo se crean entonces las lesbianas”. Por otro lado, más allá de bromas, afirman su condición sexual hace que sufran todo el tiempo asaltos homofóbicos en Chipre.

Hace algunas semanas, una encuesta del diario Parikiaki, un períodico para la red social griega que vive en Inglaterra, revelaba que tres de cada 4 personas LGTBI calificaban de “discriminatoria y poco acogedora” a la red social chipriota. Pero entre la gente heterosexuales, ese porcentaje era además del 53 por ciento, oséa, de bastante más de la mitad.

El 75 por ciento de la gente LGTBI califican a la red social chipriota de “discriminatoria y poco acogedora”

En afirmaciones a Unilad, los grupos LGTBI admiten que tienen percepciones «abrumadoramente negativas» por parte de una sociedad que es «tradicional, de cabeza clausurada y hostil». Afirman que la religión, de mayoría ortodoxa, tiene un enorme encontronazo entre las personas: inclusive llegaron a padecer el veto de un obispo que pidió a sus feligreses que no apoyaran la festividad del Mes del Orgullo LGBTI porque era «amenazante para los jovenes».